¿Y si me dan calabazas?

calabazas2

Cada vez son más las personas que a lo largo de su vida experimentan diversas relaciones de pareja. ¿Monogamias consecutivas? ¿Amor líquido* ? ¿Vorágines? ¿Poliamor?…
Sea como fuere cada cuál decide cómo, cuándo y con quién vincularse. Y en ese decidir todo va sobre ruedas cuando ambas partes, en el caso de una pareja, están por la labor.
En el enamoramiento la idealización de la otra persona (en base a nuestras propias creencias y necesidades) suele desempeñar un papel primordial. Dotar de cuotas de realidad al asunto nos acerca más a lo mundano, a lo que hay, al aquí y al ahora… Pero tiempo al tiempo. Hay momentos para la revolución química y el cuerpo se altera, se expande, se agita, hierve e incluso parece que se evapora. Pasada la tormenta hormonal una hasta puede llegar a pensar: ¿pero a mi qué me gustaba de ese chaval? ¿por qué estuve con él? E idem si tu pareja era una mujer…
¿Qué hay tras el enamoramiento? ¿qué pasa entonces con las parejas? Difícil dar una respuesta única pues se trata de un ente dinámico que se construye y se transforma continuamente (porque así también ocurre con cada persona). A veces se dan cambios profundos, estructurales. Otras es la sutileza la que marca la gran diferencia. Algunas encontrarán complicidad, cariño, compromiso, seguridad y reafirmarán su relación día a día. Otras, en cambio, pasada la tónica hormonal puede que se encuentren sumergidas en la monotonía, el tedio, la incomunicación, la hostilidad,… Para estas una opción puede ser un servicio de asesoría y orientación sexológica. A veces puede también que sin más descubran que desean tomar rumbos  distintos en su caminar. Sin embargo cuando una de las dos partes ya ha escrito y firmado el final de la historia mientras la otra todavía tiene dudas y sigue en la vereda de la relación haciendo por, tratando de… su colapso puede ser importante.
Entonces el problemilla viene cuando una de las partes pone mucho empeño y la otra en cambio está a por uvas, no se entera o simplemente no le interesa la opción. Una puede estar convencidíiisima de que vincularse a esa persona sería lo mejor, lo máximo, el furor… y ante el no de la otra persona aparece la fustración, el sufrimiento por la pérdida (real en caso de haberse constituido como pareja e imaginaria, por las expectativas, por todo aquello en el pensar…).

¿Qué significa NO? No significa que esa persona no quiere vincularse contigo de la manera que tu le propones, o de la manera que hasta ahora os habíais vinculado,… O que no puede relacionarse contigo del modo que a ti te gustaría… Puede resultarte increible pero esa es su elección. No podemos convencer a nadie para que nos regale su amor y mucho menos obligarle. Con coacción o coerción la cosa ya no se llama amor… se llamaría agresión. Dicho esto, ante la nueva situación podemos tomar las riendas y ver qué hacemos con nuestro desamor.
Para empezar no viene mal llorar si lo que sientes es tristeza… Llóralo todo. Llora tu pena. Identifica tus estados (decepción, rabia, tristeza,…) pues nada es definitivo y también el malestar se irá… Todo pasará… ¡Volverá la alegría!

Entonces… ¿Y si me dan calabazas?
He aquí algunos titulares para preparar suculentas delicias con tan apreciada materia prima. Despierta tu imaginación y ponte a crear. No hay mal que por bien no venga…
– Locro de zapallo
– Alboronía
– Puré de calabaza
– Pasteles de cabello de ángel
– Bizcocho de calabaza y naranja
– Quiché de calabaza, puerros y nueces
– Buñuelos de calabaza
– Calabaza rellena
– Gratinado de pasta con calabaza
– …

Se recomiendan calabazas y verduritas ecológicas (sin venenos agro-tóxicos). Mmmm ¡¡¡mejor que mejor!!!

Para finalizar ahí va esta interesante web gastronómica y mucho más, creada por dos personitas brillantes, realmente encantadoras, donde encontrareis un apetitoso couscous de pollo de corral con calabaza y miel:

http://fooddity.com/2014/07/14/rabat-dia-2-modernizando-sabores/

Y aunque sin calabazas, una linda historia de verduras rústicas:

* concepto tomado de Zygmunt Bauman

 

 

Anuncios